Regularidad intestinal

You are here: Home / Regularidad intestinal

¿QUÉ ES EL ESTREÑIMIENTO?

Cuando por alguna razón, el intestino no se mueve lo suficiente o las heces no avanzan debido a que tienen una consistencia más dura de lo habitual, decimos que tenemos estreñimiento. En consecuencia, vamos menos al baño y debido a la dureza de las heces, expulsarlas puede resultar doloroso. Por eso, en estos casos la persona suele sentirse hinchada, incómoda, llena y pesada.

La evacuación de las heces es un acto voluntario: podemos controlarlo. Pero cuando se presenta un trastorno como el estreñimiento o la diarrea, no dominamos la situación y además nos produce molestias desagradables, tanto a nivel físico como anímico.

Tipos de estreñimiento:

Estreñimiento ocasional

Aparece puntualmente y su duración no sobrepasa los tres meses (por viajes, cambios del estado de ánimo, medicación puntual por alguna patología…).

Estreñimiento crónico

Su duración sobrepasa los tres meses y afecta muy negativamente la calidad de vida del paciente.

¿CUÁNTAS VECES ES NORMAL IR AL BAÑO?

La frecuencia deposicional normal varía en función de cada persona, ya que en algunos casos puede darse desde un par de veces al día, hasta tres veces a la semana, en otros.

Aunque cada persona tiene su propio número de evacuaciones, una persona saludable evacua sin problemas un mínimo de una vez al día. Aunque todo ello depende de los alimentos que consuma, de la cantidad de ejercicio que realice y de muchos otros factores.

Lo que sí está claro, como algunos expertos se atreven a decir, es que el hecho de evacuar después de cada comida es un claro indicio de un metabolismo activo y de un sistema digestivo eficaz y regular.

De todos modos, una frecuencia deposicional baja no tiene por que ser un trastorno puntual o una enfermedad. Solo lo será en función de cómo altere la calidad de vida de los que la padecen.

¿A QUIÉN AFECTA MÁS LA FALTA DE REGULARIDAD?

El 20,8% de la población española padece estreñimiento.
Es una dolencia más habitual entre las mujeres (89,7%) que entre los hombres (10,3%). El organismo femenino tiende más al estreñimiento por la retención de líquidos y la menstruación. Sin embargo, el estrés y el estilo de vida que limita el espacio y el tiempo para ir al baño son también factores determinantes. El estreñimiento es más común entre las personas mayores.

Mujeres 89,7% 90%
Hombres 10,3% 10%

CAUSAS DE UNA MALA REGULARIDAD INTESTINAL

La mayoría de casos de estreñimiento tienen su origen en malos hábitos y no revisten problemas graves de salud. Por tanto solucionarlos no nos debería resultar complicado. A continuación, detallamos las causas más habituales de estreñimiento:

Estilos de vida

Cambios de ambiente, horarios o alimentos durante los viajes pueden provocar estreñimiento.

• Las prisas del día a día son un gran aliado del estreñimiento. Es importante tomarse cierto tiempo para ir al baño cada día.

• Fuera de casa, a muchas personas les cuesta relajarse en el baño y en consecuencia, no consiguen defecar.

• Una vida sedentaria con poco ejercicio físico puede alterar nuestra función defecatoria.

• El estrés, la ansiedad o el nerviosismo, pueden provocar estreñimiento.

Alimentación

Comer demasiado o hacerlo justo antes de irse a dormir son otras causas habituales del estreñimiento, ya que crean secreción en el colon y trastornan el proceso estomacal.

• Una dieta inadecuada con poco contenido en fibras (presentes en frutas, vegetales y cereales integrales), un consumo deficiente de agua, una dieta muy alta en proteínas o un consumo excesivo de carnes rojas y productos de origen animal pueden ser causas de estreñimiento.

• La cafeína o el alcohol, en exceso, también pueden provocar estreñimiento.

Otras causas

• Durante el embarazo, las mujeres son susceptibles de padecer estreñimiento.

• Con el paso de los años, hay una disminución del tono intestinal y cierta debilidad muscular, lo cual altera nuestro ritmo habitual de deposiciones.

• Ciertas intervenciones quirúrgicas pueden alterar el ritmo intestinal.

• Algunas enfermedades o lesiones pueden ir de la mano del estreñimiento: el síndrome de colon irritado (colitis ulcerosa), las hemorroides, la diverticulitis, o enfermedades más serias del intestino como el cáncer colorrectal o los problemas en la circulación sanguínea del colon.

CONSECUENCIAS DE NO SER REGULAR

Dolor abdominal: El estreñimiento produce en muchos casos dolor abdominal. Cuando el vientre está hinchado y lleno es muy fácil sentirse incómodo o pesado. Y si además uno intenta ir al baño y, para conseguirlo, tiene que forzarse más de lo normal, el dolor abdominal puede ser aún más habitual.

Hemorroides o fisuras: El hecho de tener que forzarse para ir al baño, cuando además sucede cada día, puede provocar problemas como las hemorroides o las fisuras anales. Si sumamos al estreñimiento un posible sangrado y un agudo dolor, estamos hablando de un trastorno que altera en gran medida la calidad de vida.

Diverticulosis: Los divertículos son bolsas pequeñas que se forman en áreas debilitadas del intestino grueso y que sobresalen del revestimiento intestinal. Cuando aparecen en los intestinos se padece de diverticulosis y cuando las bolsas se inflaman se dice que se padece de diverticulitis. El origen de esta enfermedad no es otra más que una disminución de la cantidad de fibra de nuestra dieta.

Otras dolencias relacionadas con el estreñimiento son el dolor de cabeza, la sensación de hinchazón, las náuseas, el nerviosismo o incluso el mal aliento.

SOLUCIONES PARA RECUPERAR LA REGULARIDAD

El Aloe: regula el tránsito intestinal, además de ser laxante, reconstruye las células del aparato digestivo y ayuda a mantener el colon limpio.

Los plátanos: ayudan a la regularidad intestinal.

Las ciruelas: son muy efectivas para combatir el estreñimiento ya que producen movimientos intestinales.

Los aguacates: gracias a su alto contenido en fibra ayuda a arrastrar las toxinas del organismo para su eliminación estimulando la movilidad del intestino y evitando el estreñimiento.

Las manzanas: contienen pectina, que provoca el buen funcionamiento de los intestinos y ayuda a evitar los problemas intestinales.

Si los problemas persisten durante un período de tiempo largo, una opción es tomar productos laxantes, que se pueden encontrar en la farmacias sin necesidad de receta médica.

Existen distintas dietas compuestas por alimentos con fibra. Las dietas para el estreñimiento, se basan en comer suficientes alimentos ricos en fibra solubles e insolubles (frutas, vegetales, avena, salvado…), beber mucho líquido y realizar una actividad física constante.

Una dieta de alimentos ricos en fibra como frutas y ensaladas, cereales integrales, hortalizas, verduras y mucha agua ayuda al tránsito intestinal de forma muy positiva.

Podemos mejorar los resultados de llevar una dieta rica en fibra si la combinamos con reguladores intestinales y con limpiezas de colon. Para ello puedes contar con Fuca Aloe y Fuca Colon Clean.

Yoga: Favorece el flujo sanguíneo hacia el tracto digestivo y estimula las contracciones del intestino. Ayuda a mejorar la digestión y a aliviar el estreñimiento.

Caminar o nadar: 20 o 30 minutos ayudan a aliviar el estreñimiento.

Ejercicios abdominales: Ponen en funcionamiento la musculatura del vientre y ayudan a la movilidad de los órganos digestivos y el tránsito intestinal.

Actividades diarias: Realizar cualquier tipo de actividad física, aunque no sea deporte propiamente dicho, beneficia al tránsito intestinal (subir las escaleras, bricolaje o jardinería, etc.)

Podemos mejorar los resultados de llevar un estilo de vida activo si lo combinamos con reguladores intestinales y con limpiezas de colon. Para ello puedes contar con Fuca Aloe y Fuca Colon Clean.

+ INFORMACIÓN DE INTERÉS

Compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someone